NEKTIU

La Magia de la inteligencia artificial

La Magia de la inteligencia artificial

Las experiencias de voz están cambiando radicalmente la forma en que interactuamos con la tecnología, como es la innovación , que hace dos años Google lanzo al mercado. El un nuevo sistema Google Duplex, , basado en Inteligencia Artificial, creando nuevas experiencias de voz al ayudar a realizar tareas por teléfono (por ejemplo, programar una cita, hacer una reserva, etc.). 

Con este nuevo avance nos hace la vida más fácil y permite eliminar muchas de las tareas que pueden requerir de una tediosa llamada telefónica a una empresa o enviar un  mensaje de  texto. Aquí es donde entra Duplex, nos ayuda a gestionar muchas de estas tareas de forma sencilla. 

¿Qué hay detrás de esta idea? ¿Cómo lo hace Duplex?. Este servicio está integrado con el Asistente de Google, solamente tenemos que pedirle mediante la voz, por ejemplo, que haga una reserva en un determinado restaurante e introducir algunos parámetros como el número de personas, la fecha y la hora, y un nombre para poner la reserva. Una vez hecho esto, el Asistente de Google utilizará automáticamente Duplex para hacer una llamada telefónica a ese restaurante y reservar por ti, enviando una confirmación una vez hecho esto. Duplex intentará hacer esto imitando a un humano para que la conversación telefónica sea natural (y no alarmar a la persona al otro lado).

Este es el gran éxito de Duplex, su conversación que realiza en las llamadas telefónicas puede imitar a un humano, sus voces son como personas reales, inclusive añade interjecciones como “um” para que parezca más humano. Duplex también reproduce muy fielmente las cadencias de las conversaciones , como puede ser la latencia en las respuestas. Por ejemplo, si la persona dice “¿hola?”, tiene que responder rápidamente, pero si dice una frase muy larga, tiene que tomarse un tiempo antes de responder para imitar el tiempo de reflexión.  Google ha conseguido con Duplex un sistema muy avanzado, aunque en algunos momentos realiza alguna inflexión poco natural y robótica, pero son lo suficientemente pequeños como para que nadie al otro lado del teléfono piense mucho en ello, si es que lo notan.

Aunque Duplex en las tareas básicas es muy preciso, también necesita de algunas mejoras, como gestionar fácilmente algunas declaraciones complejas o problemas con el ruido de fondo o la calidad del sonido. Para estas situaciones que no pueda completar su tarea, Google Duplex ha incorporado un mecanismo de seguridad para que un operador humano complete la tarea.

La tecnología que usa Duplex está basada en el Procesamiento del Lenguaje Natural. Para ello, se necesita un traductor de voz a texto preciso para poder entender lo que dice la persona al teléfono. A continuación, otro modelo tiene que interprete en el contexto del objetivo de la llamada telefónica. Y luego hay que crear una respuesta adecuada. Finalmente, un modelo de conversión de texto a voz tiene que traducir esta respuesta en una voz similar a la humana que la diga por teléfono. Estos pasos deben repetirse constantemente a lo largo de la llamada telefónica en tiempo real, por lo que los modelos deben ser precisos y rápidos.

Google Duplex utiliza una red neuronal recurrente combinada con la tecnología de reconocimiento automático del habla (ASR) de Google, los parámetros de la conversación (por ejemplo, la hora deseada, los nombres) y un sistema de conversión de texto a voz (TTS).

Podemos decir que esta innovación de Google es un avance que sin duda de una forma mecánica cambiará la interacción entre las empresas y sus clientes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La revolución de la IA desatará la “Guerra del Dato”

La revolución de la IA desatará la "Guerra del Dato"



Que nuestro futuro pasa por la Inteligencia Artificial es ya sabido por todos. Y aunque la revolución que va a suponer sólo se puede intuir, Alberto de Torres Pachón, CEO de Nektiu, tiene claro que será mayor que la que ha supuesto el Big Data: “Es algo meridiano si vemos el gasto que las grandes empresas, empezando por Google y Apple, están haciendo”, afirmó.

Su ponencia inauguró la Jornada Inteligencia Artificial: Casos reales y tendencias que tuvo lugar en la Escuela de Negocios y Centro Universitario (ESIC) de Madrid. Allí se habló también de la importancia del dato, la seguridad y el blockchain en esta evolución. Lo que puso en liza, por si aún lo necesitáramos, la idea de que este nuevo paradigma llegará como un universo codificado para el que se necesitan nuevos talentos.

Unas insólitas facultades que conllevarán igualmente nuevas oportunidades económicas. Así lo expuso Irene López de Vallejo, Founding Team Member de Ocean Protocol, al explicar su iniciativa empresarial, una compañía de desarrollo de red y protocolo, en código abierto, que busca crear una capa de la futura Internet (Web 3.0) que permita el intercambio y la creación de valor del dato. “Queremos sentar las bases de una infraestructura digital abierta sobre la que la innovación socio-económica sea una posibilidad real”, argumentó. “Para ello es muy útil Blockchain, pues nos permite gestionar recursos de nuevas maneras”.

A continuación, la ponente puso el acento en la necesidad de datos para la constitución de una IA soñada y los problemas derivados de este requisito: “Puede ser que tengas algoritmos, pero no datos. La otra situación comprometida es tener datos que no se puedan monetizar”, señaló. La intervención concluyó con una muy sugestiva mirada a lo que ella definió como “la Guerra del Dato”: “La búsqueda del dato no sabemos a dónde nos llevará, pero sí que ya ha generado una tensión en, al menos, cuatro focos: el de la expansión de la IA, el de la búsqueda del talento, el de la transparencia de los negocios y el de la capacidad de las empresas para integrar en sus proyectos la IA”.

 El evento continuó con una mesa redonda moderada por Monica Priefert, Humanoid Expert & Educational Robotics, en la que diversas personalidades de ámbitos tan variados como la salud, las telecomunicaciones, la informática o el turismo, charlaron sobre el estado actual de la IA y las perspectivas de futuro en cada terreno. Entre las muchas ideas vertidas en el debate nos quedamos con la idea de la peligrosidad que plantean los algoritmos sin ética, la necesidad de instrumentos de regulación como GDPR para frenar el uso indiscriminado de estos algoritmos y los problemas que estas regulaciones le plantean a las empresas a nivel de negocio.

El cierre corrió a cargo del Customer Engineer Manager en Google, Francisco Javier Martínez Muñoz, quien aseguró preferir, hoy por hoy, la expresión Machine Learning a IA. “Aún las máquinas están aprendiendo”, afirmó al respecto. “De hecho”, continuó, “el Machine Learning es algo aún no resuelto, queda mucho por investigar”. Y terminó su intervención con la frase que, acaso, resuma mejor que ninguna todo el evento: “Para llegar al lugar que soñamos hacen falta muchos datos, y tener proyectos de Big Data asociados al Machine Learning”.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp